Israel Image

Israel Image

Thursday, April 27, 2017

La Turquía de Erdogan

 El pasado 16 de Abril de 2017, el pueblo turco votó en favor de que el país adquiera un sistema presidencial. Bajo este nuevo sistema se elimina la figura del primer ministro, el presidente ahora liderará todo el poder ejecutivo, se aumenta la cantidad  de miembros en el parlamento de 550 a 600 miembros, se reduce la edad para ser elegido diputado de 25 a 18 años y el presidente propondrá los presupuestos. También, el presidente podrá ahora nombrar ministros sin la aprobación del parlamento, podrá disolver el parlamento y nombrar a más de la mitad de miembros del Tribunal Constitucional. Además, el presidente ahora podrá liderar un partido político y el término del presidente será de 5 años. Ante este panorama, el único beneficiado por esta reforma es el presidente Recep Tayyip Erdogan quien ahora podrá estar hasta 2029 como presidente de Turquía. Tras el colapso del Imperio Otomano y la firma del Tratado de Lausana, Turquía se consolidó como un estado.

       A pesar del secularismo y la democracia que líderes como Mustafá Atatürk promovieron en el país, Turquía ha sufrido múltiples golpes de estado y entre los años 1940’s-1960’s hubo fraude en casi todos los procesos electorales que allí se celebraron. Con la victoria electoral de Erdogan en 2003 y su posterior investidura como primer ministro, la democracia se consolidó en el país. Debido a esto, la Unión Europea (UE) comenzó el proceso de adhesión de Turquía en 2005 e incluso Ankara consideraba públicamente el abandonar la ocupación militar de Chipre. Lastimosamente, a principios del 2010 y como resultado de su ideología neo-otomana, Erdogan comenzó abiertamente a perseguir a los periodistas, a encarcelar a miembros de la oposición e intensificó su retórica anti-kurda. Incluso tras finalizar las conversaciones de paz con los kurdos en 2012, Erdogan incoó una salvaje represión contra los kurdos al este y al sureste del país. En 2003, Erdogan estableció la “policía religiosa.” Este ente “de seguridad” busca el que toda la población lleve a cabo prácticas y conductas acorde con el Corán durante cualquier festividad islámica. Esto explica el porqué Erdogan ha apoyado la actual política de que todo ciudadano que nazca en Turquía deba registrarse como musulmán.

      El apoyo de Erdogan-directo e indirecto- al terrorismo islamista, su omnipotencia en las instituciones públicas y su apoyo a la pena de muerte, han llevado a Turquía al desastre. Por ende, Turquía no debe ser parte de la UE. Pero ya que Turquía es un enclave vital para Europa en el Medio Oriente, la UE debe buscar desarrollar con Ankara una relación como la que creó la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. A pesar de sus nuevos instrumentos, la “Turquía de Erdogan” ganó un referéndum muy amañado en el que a 2 millones de kurdos se les negó votar por haber sido despojados de la ciudadanía turca y en el que 30,000 sobres con votos de personas con impedimentos estaban abiertos. Por lo que la validez de este referéndum es bastante dudosa.

Thursday, April 13, 2017

La OPEP y Arabia Saudí

En Noviembre de 2016, la OPEP alcanzó un acuerdo que dió paso al recorte de dos millones de barriles de petróleo diario, levantando el valor de cotización del petróleo a nivel internacional en un 7% en solo una semana. De hecho, países como Rusia-quien no es parte de la OPEP-se comprometieron en reducir 600,000 barriles de petróleo diarios. Gracias a este acuerdo, Irán aumentará su producción diaria de 3,7 millones a 4,3 millones de barriles de petróleo diario. Sin embargo, ¿por qué estas potencias globales se unen en un cartel como la OPEP, es la OPEP “la marioneta de Estados Unidos”?  Posterior a la Guerra de Yom Kippur en 1973, la Liga Árabe liderada por Arabia Saudí y Egipto, decidió reducir en un 5% al mes la venta de petróleo a Estados Unidos y sus aliados. Sin embargo, esta “perreta árabe” era una respuesta a la ayuda militar que Estados Unidos proveyó a Israel durante la guerra de 1973.

      Aunque este embargo solo duró 6 meses, la llamada “Crisis del Petróleo de 1973”causó un caos económico a nivel global. A pesar de ello, esta crisis fue la clave para el “boom” económico de Arabia Saudí- en donde se descubrió petróleo a poca profundidad en los años 30’s- posterior a la crisis. A principios del siglo 20, Arabia Saudí era un país pobre y ostentaba un ejército muy débil. Por lo que tras muchas empresas petroleras estadounidenses asentarse allí, Estados Unidos estableció múltiples bases militares para proteger sus empresas y en escenarios de peligro-como en 1991 cuando Sadam Hussein invadió Kuwait-esta protección fue clave para que Arabia Saudí no estuviera en riesgo. A pesar de la crisis del 73, Arabia Saudí mantuvo su venta petrolera a Occidente al finalizar el embargo, por lo que eso explica el que hoy día goze de tan “buena” relación con Estados Unidos.

      Esta es la razón por la que Donald Trump no incluyó a Arabia Saudí- y quienes sus ciudadanos han matado a 2,000 estadounidenses-en la lista de países árabes a los que les fue prohibido entrar a los Estados Unidos. ¿Ahora entienden? Por otro lado, cabe destacar que Arabia Saudí es el mayor productor de petróleo del mundo con 10 millones de barriles diarios a pesar de no tener las reservas petroleras más grandes del mundo (Venezuela y Estados Unidos son quienes lideran este renglón, respectivamente). Por lo que el haberse adherido al acuerdo de la OPEP no es un milagro, sino que es parte de sus intenciones de privatizar gran parte de ARAMCO-empresa petrolera estatal saudí- y de salvar las economías de los reinos del golfo. Y es que Arabia Saudí-a pesar de la caída del precio del petróleo entre 2014 y 2015- se resistía a tomar medidas serias ya que esto, por ejemplo, dilataría la plena entrada del sector energético renovable al mercado internacional. Sin dudas, el mundo aprendió en 1973 que la OPEP y Arabia Saudí son elementos diversos que pueden determinar el rumbo de la economía mundial.



Wednesday, April 12, 2017

Irán nunca tendrá armas nucleares

Hace 2 años, la posibilidad de que la infraestructura nuclear “visible” iraní fuera bombardeada por Israel era una posibilidad tan inminente que si no hubiera sido por el ex Presidente de Israel, Shimon Peres, la influencia del “gabinete de seguridad” sobre Netanyahu lo hubiese llevado a cometer una necedad. Israel-quien posee armas nucleares gracias a los franceses desde los 60’s- atacó la infraestructura nuclear iraquí en 1981 y el proyecto nuclear sirio en 2007. Sin embargo, y a diferencia de la infraestructura nuclear iraní, estos proyectos nucleares estaban sobre la tierra. Lastimosamente, este no es el caso iraní. El grueso de la infraestructura iraní-y aquí surge uno de los problemas del acuerdo nuclear- se encuentra bajo tierra. Por lo que el Israel-a pesar de tener información del proyecto nuclear iraní tanto sobre como por debajo de la tierra- teme que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) no tenga información de la infraestructura nuclear subterránea iraní.

      El acuerdo nuclear entre las potencias e Irán, establece que el país persa reducirá a solo 5 mil sus centrífugas de uranio y mantendrá solamente 2 centrales nucleares (Natanz y Fordo). Además, Irán acordó reducir en un 97% su programa nuclear, vender gran parte de su agua pesada y en mantener el nivel de pureza de uranio en 3.67%. Este acuerdo-con una duración de 15 años-le devuelve a Irán $150 billones de dólares y según el párrafo 36 del pacto, cualquiera de las dos partes se puede retirar del acuerdo. A pesar de ello, veo esto último muy difícil de ocurrir. Si Estados Unidos se retira del acuerdo no tendrá acceso a la infraestructura nuclear conocida iraní, no volvería a tener contacto directo con los iraníes y no podría así monitorear los gastos que Irán hace con los $150 billones. Y si Irán se retira del acuerdo y continúa con su retórica amenazante, podría enfrentar consecuencias muy perjudiciales. Primero-y a pesar de que los iraníes aprendieron de Irak en 1981 y principalmente desarrollaron su programa nuclear debajo de la tierra-los israelíes saben la localización de esta infraestructura subterráneas y bombardearlos con armas anti-búnkeres solo tomaría dos horas.

      Segundo, la economía iraní volvería a caerse. A pesar de la lentitud en proveer dólares a los iraníes y de que empresarios estadounidenses-debido a la incertidumbre que generó esta elección entre Trump y Clinton- no estén invirtiendo en el país, el dinero acordado ha sido entregado como se pactó. Tercero, a pesar de que Pakistán e Irán tienen relaciones cordiales, el programa nuclear pakistaní fue financiado por los saudíes y los estadounidenses. Por lo que en caso de que Irán cruce las líneas rojas que Israel y Occidente establecerán si Irán sale de este acuerdo-aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU-los Pakistaníes se verían obligados a “usar” sus armas nucleares como un objeto de propaganda para detener a Khamenei. Ya que Irán no abandonará su programa nuclear, este acuerdo es vital para Occidente y el mundo entero.


Friday, April 7, 2017

El irreversible error de Trump en Al-Shayrat

Muchas personas que no saben nada sobre la geopolítica del Medio Oriente y los conflictos que allí acontecen no tienen idea del grave error cometido por el Presidente Donald Trump. La Guerra Civil Siria-la cual lleva ya casi 6 años en curso- tiene como protagonistas al gobierno de Bashar Al-Assad, a la oposición que nació de los protestantes y militares desertores del ejército (de predominancia suní), y a los grupos terroristas como Al-Nusra y Daesh. En el lado del régimen de Al-Assad, se encuentre Rusia-quien en 2015 incursionó en el conflicto proveyendo armamento a su mayor consumidor, soldados, asesores militares y el 20% de su aviación-quien posee su única base militar en Medio Oriente. Por otro lado, Irán también apoya al régimen de Bashar Al-Assad. Irán-quien ha invertido 100 billones del lado de Al-Assad, ha provisto 70,000 soldados iraníes y milicianos chiíes, armamento y aviones- tiene 13 bases militares en Siria las cuales son clave para estar cerca de sus principales enemigos en caso de un conflicto. Y estos principales enemigos son Israel y Arabia Saudí.

      Los ataques con misiles de crucero Tomahawk al campo de aviación Al-Shayrat, Siria son el primer error irreversible que Trump ha cometido. Primero, estos ataques en Al-Shayrat-desde donde se cree la aviación siria despegó cargando los misiles con gas sarín que acabaron con la vida de sobre 100 personas en la provincia de Idlib, Siria- responden en parte a la presión mediática estadounidense. Desde el Partido Republicano, el empuje que John McCain y Marco Rubio pusieron sobre el presidente para tomar acciones unilaterales en Siria fueron abrumadoras. Y como si fuera poco, la belicosidad que distingue al Secretario de Defensa, James Mattis, junto a la radicalidad que distingue al nuevo Asesor de Seguridad Nacional, H. R. McMaster, fueron clave para lo que ocurrió ayer en Siria. De hecho, cabe resaltar que debido al control que McMaster quiere tener sobre el Consejo de Seguridad Nacional, es que se explica la repentina salida del ex jefe de campaña de Trump, Steve Bannon, de este cuerpo. Segundo, estos ataques son injustificables. De hecho, la miembro del Comité de la ONU para Asuntos en Siria, Carla del Ponte, no ha podido confirmar si los ataques fueron realizados por el ejército sirio o no.

      Tercero, estos precipitados ataques no solo sepultarán la idea de mejorar las relaciones con Rusia y hasta podría desembocar en el uso del párrafo 36 del Acuerdo Nuclear por parte del país persa. En otras palabras, Irán pudiera salirse unilateralmente del acuerdo nuclear llevando así a una crisis indefinida a Israel y a Arabia Saudita ya que esto da legitimidad a Irán para que continúe con sus ambiciones nucleares. Sin dudas, las acciones del presidente no son para el beneficio de la seguridad nacional de los Estados Unidos. Estados Unidos tiene que entender que los $500 millones gastado en entrenar a la oposición fueron en vano y que atacar a Bashar Al-Assad ahora-controlando las 5 urbes más grande de Siria-son acciones inútiles y peligrosas.




        

Monday, April 3, 2017

Israel y los asentamientos en Judea y Samaria

Entre 1947-1949, 750,000 árabes que vivían en el nuevo estado de Israel abandonaron sus casas ya que un conflicto bélico entre 6 ejércitos árabes (Arabia Saudí, Irak, Jordania, Egipto, Siria y Líbano, quien realmente fue utilizado como una posición estratégica militar y sólo mandó dos batallones) y el recién nacido estado judío era inminente. Se estima que aproximadamente 560,000 árabes de los 750,000 que se fueron de Israel, lo hicieron debido a las órdenes dadas por éstos 6 ejércitos. Añadiendo a esto, el historiador, Benny Morris, entiende que aunque no fue una política de estado los generales del “Tzahal” sabían que David Ben-Gurion quería que hubieran árabes en las tierras conquistadas. Sin embargo, hoy Israel vive otra realidad. Luego de la Guerra de los Seis Días, y en la que Israel triplicó su tamaño, el tema de las fronteras israelíes no ha sido resuelto. Tras los acuerdos de paz entre Egipto e Israel en 1979, los asentamientos israelíes del Sinaí fueron evacuados y devueltos a Egipto en 1982. En 2005, y de manera unilateral, el ya fallecido primer ministro Ariel Sharon, anunció la evacuación de los asentamientos israelíes en la Franja de Gaza.

      Sin dudas, esto fue una prueba para ver como la Autoridad Palestina (AP) podía manejar dicho territorio y como era de esperarse, fracasaron. En 2006, el grupo terrorista Hamas ganó las elecciones parlamentarias de la AP y en 2007 realizaron un golpe de estado en la Franja de Gaza. En el caso de los Altos del Golán y Jerusalén del Este, fueron anexados por Israel en 1981 y 1980, respectivamente. Pero entonces, ¿en qué parte de la ecuación queda Judea y Samaria? A partir de los años 70’, Israel ha construido 121 asentamientos en dicho territorio, ostentando así una población de aproximadamente 400,000 colonos en Judea y Samaria en la que el 80% de ellos está a menos de 3 kilómetros de la línea de armisticio que se logró luego de la guerra de independencia en 1949.

      En Diciembre de 2014, la Corte Suprema de Israel, determinó que el asentamiento de Amona en Samaria es ilegal ya que fue construido en propiedad privada palestina. Por lo que fue evacuado y demolido hace unos meses. Sin embargo, y tras haber cedido a la presión de los religiosos en su gobierno, Netanyahu y su coalición aprobaron en la Knesset un proyecto de ley el cual legaliza aproximadamente 4,000 casas repartidas entre 50 asentamientos en Judea y Samaria. Y no solo esto, sino que para cumplir con el acuerdo que realizó con los residentes del asentamiento de Amona, Netanyahu aprobó-por primera vez en dos décadas- la creación de un nuevo asentamiento en Samaria para estos colonos. Para los que creemos en la paz y en tener un estado con mayoría judía, vemos estas movidas con preocupación ya que si Judea y Samaria es anexado, los 2 millones de Palestinos también tendrían que dejar de ser tratados bajo leyes militares. Y esa es la única verdad.


Friday, March 31, 2017

En Venezuela sí hubo un golpe de estado

Hace unos días tuve una conversación con un amigo quien ha fungido como abogado de Venezuela, Ecuador, Nicaragua-entre otros países latinoamericanos-en la Haya. En esta conversación hablamos de cómo el bolivarianismo Chavista había reducido la pobreza del país en casi 2 millones de personas en solo 8 años a principios del siglo XXI, y cómo Maduro ha hecho de esta ideología socialista-pseudonacionalista el peor enemigo del país. Al finalizar esta conversación hubo algo en lo que mi amigo y yo no coincidimos: yo tenía el presentimiento de que Maduro y el Tribunal Supremo de Venezuela (TSV) erradicarían los poderes parlamentarios a la Asamblea Nacional (AN). Y al parecer mi inquietud se convirtió en una realidad.

      Venezuela, quien posee una deuda consolidada de 250 billones de dólares, una inflación proyectada del 1,660% para el 2017 y una escasez de artículos de primera necesidad inexplicable, está en una depresión económica inenarrable. Sin dudas, el haberse “resistido” al uso de divisa estadounidense en el país y el imprimir más bolívares a partir del 2008 cuando el país tenía una economía “estable,” ha llevado a Maduro a ni siquiera tener “cash.” Sin embargo, la crisis en Venezuela ha azotado nueva y despotamente al cuerpo legislativo del país. La sentencia 156 del TSV eximió a la mayoría parlamentaria de sus funciones, y basado en su propia jurisprudencia, asume así el rol del legislativo para proteger el “Estado de Derecho.” Con esta sentencia la AN no desaparece, pero ahora serán los 7 jueces-chavistas miembros de esta institución quienes dictaminarán la legislación que Maduro desee.

      Increíblemente, hace unos días atrás se les fue revocada la inmunidad parlamentaria a los diputados de la oposición, mientras que a Maduro sus poderes de decreto dentro del marco del “estado de excepción” se les fueron expandidos. De hecho, desde el comienzo de esta legislatura, los diputados de la oposición no han cobrado e incluso el TSV aún no reconoce la juramentación de los 3 diputados de la oposición por el estado de Amazonas. Me parece que llegó el momento de que la OEA ponga en vigor la carta democrática interamericana y de que el mundo responda con carácter, como lo hizo Perú retirando su embajador de Caracas, ante la certificada muerte de la democracia en Venezuela. Lastimosamente, esta es una de las 56 sentencias más que el TSV ha emitido en contra de la oposición. Una oposición que si protesta es atacada por la Guardia Nacional Venezolana, y la que cuando levanta la voz y pide que el pueblo se lance a la calle a protestar, es encarcelada. Mientras que en 2016 fueron asesinados 28,500 personas en Venezuela y la gente no va a trabajar para buscar comida en los zafacones, Maduro sigue apoyando a Diosdado Cabello y al Cartel de los Soles, permite que Venezuela sea el centro de distribución de drogas de grupos terroristas como Hezbolá y aplasta despotamente la constitución del país. Indudablemente, Maduro debe caer.


El autoritarismo 'Putiniano' al descubierto

No es un secreto que la economía rusa depende en un 40% de su producción y exportación del petróleo. Por lo que ante la caída del precio del oro negro la economía rusa se ha venido al suelo. El valor del rublo ha descendido -50 puntos por dólar en solo 10 meses, y se proyecta que este año Rusia se quede sin efectivo. Con el auge de su industria energética desde principios del siglo XXI, Rusia comenzó a descontroladamente renovar su ejército-invirtiendo 750 billones de dólares desde el 2001- y a nacionalizar empresas para controlar más aún su economía. De hecho, el peso del estado en la economía es hoy día de un 72%; un auténtico estado controlador. A pesar de ello, ¿cómo es posible que Putin tenga un nivel de aprobación por encima del 80%? Putin-al igual que Gamal Abdel Nasser- no solo es un nacionalista que ante las masas se presenta como el macho alfa que debe dirigirles sino que cuando se ve en situaciones complicadas pierde el control. Un ejemplo de esto es la Segunda Guerra Chechena en la que llevó a cabo ataques con armas químicas y donde la represión fue brutal. Más recientemente, decidió intervenir en Siria para salvar a su principal comprador de armas, pero para también mantener su popularidad.

      Ante la expansión de la OTAN y la Unión Europea en Europa del Este, y el alejamiento de estos países de la órbita “Putiniana,” hemos visto cómo Rusia ha intervenido en Ucrania enviando tropas, armas y tanques a la oposición prorrusa en Donetsk y Lugansk. Incluso, Rusia anexó en 2014 a la península ucraniana de Crimea. Por otro lado, Putin coloca ahora sus ojos sobre Svalbard. Este archipiélago noruego se localiza en el ártico donde el 13% del petróleo no-descubierto del mundo se encuentra. En este caso, Rusia utiliza el Tratado de Svalbard de 1920 para legitimar sus aspiraciones petroleras allí. Ante este panorama, destaca también Transnistria. Esta porción territorial moldava-la cual fue ocupada por Rusia en los 90’s-es aún anfitriona de 2,500 soldados rusos, la bandera transnistria y rusa son oficiales en el país, y la legislación rusa aplica en el país. Por lo que la “Rusia Putiniana” parece no tener fronteras.

      En el ámbito político, Putin ha sido alabado por Trump y hasta ha logrado que Marine Le Pen- quien apoya la anexión rusa de Crimea y el levantamiento de las sanciones europeas sobre Rusia-pueda financiar su campaña a través de bancos rusos ante la negativa de la banca francesa. Ante su próxima cita electoral en 2018, es más que obvio que Vladimir Putin ganará las elecciones. Por lo que veremos si luego de este nuevo ciclo presidencial logra consolidarse como dictador indiscutible de Rusia o si evita el que sea muy obvio su autoritarismo al buscar modificar la constitución. En mi opinión, creo que elegirá la segunda opción porque ello daría “credibilidad” al “escenario democrático” que está viviendo Rusia durante su presidencia.